En la población general, la práctica regular de actividad física tiene una serie de beneficios sobre la salud de las personas.

Muchas alteraciones como la hipertensión, arterioesclerosis, problemas cardiacos, obesidad, diabetes, etc, son atribuidas simplemente al efecto de la edad en los adultos que van envejeciendo, cuando son provocadas por una carencia de actividad física.

“Sólo hay un riesgo que debe evitarse a toda costa. El riesgo de no hacer nada”.

La realización de ejercicio físico nos beneficia en los 3 ámbitos (físico, psicológico y social) que componen la actividad física para la salud ya que los beneficios del deporte no se quedan solo en el plano físico van ¨más allá¨.

          “Si los efectos del ejercicio pudiesen ser embotellados, sería la medicina más recetada¨.

Atendiendo a la evidencia científica los beneficios son los siguientes:

FÍSICO

  • Ayuda a controlar el peso y mejora la imagen corporal.
  • Fortalece los huesos y articulaciones, previniendo artrosis, osteoporosis y riesgo de fracturas.
  • Aumenta la capacidad de coordinación y respuesta neuromotora, disminuyendo el riesgo de caídas.
  • Preserva o incrementa la fuerza y masa muscular, previniendo la sarcopenia, aumentando la capacidad funcional y calidad de vida, reduciendo la fatiga y cansancio en las actividades de la vida diaria.
  • Disminución en reposo de las pulsaciones y la presión arterial.
  • Mejora la actividad del sistema inmune.
  • Reduce el riego de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, dislipidemias y obesidad, ayudando a controlarlas si ya han aparecido.
  • Aumenta el colesterol “bueno” (HDL) y disminuye el “malo” (LDL).
  • Reduce el riesgo de desarrollar cáncer de colon y mama.
  • Reduce el riesgo de cardiopatía isquémica y otras enfermedades cardiovasculares.

PSICOLÓGICOS: ¨Mens sana in corpore sano¨

  • Mayor adherencia a la práctica deportiva, convirtiéndose en un hábito placentero y no en una obligación.
  • Liberación de tensión por reducción del potencial nervioso del musculo en reposo.
  • Mayor animo al incrementar la transmisión de neurotrasnmisores noradrenalina, serotonina y dopamina.
  • Mayor bienestar, confianza y humor por liberación de endorfinas.
  • Mayor condición física que aumenta la autoestima y funcionamiento intelectual (función cognitiva).
  • El ejercicio disminuye la ansiedad, estrés, depresión, hostilidad y pensamientos desagradables e insomnio, al competir en los sistemas cognitivos y somáticos y provocar diversión.
  • Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades mentales, tales como la demencia.

SOCIAL

  • Favorece la integración aumentando vínculos sociales.
  • Favorece la adquisición actitudes, como el autocontrol, voluntad y esfuerzo (realización tareas no gratas) y disciplina (aceptación de la autoridad).
  • Favorece la adquisición de valores como la tolerancia, respeto, participación y cooperación (no egocentrismo).

Por ello, si quieres mantener una buena salud recuperarla si la has perdido, usa la actividad física, que sin lugar a dudas, es la mejor medicina que existe.

 

Alejandro Pérez Romero. 
Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. 
          Máster en Actividad Física y Salud.
Colegiado 60456 en el Ilustre Colegio Oficial de Licenciados en
Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de Andalucía (COLEF).
Beneficios de la Actividad Física en la Salud de la Población General.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *