Si aún no has iniciado un programa de entrenamiento de fuerza, si lo acabas de empezar o incluso llevas tiempo, seguro que te han surgido alguna de las preguntas que veremos a continuación.

1. ¿Cuánto tiempo es necesario para empezar a notar resultados?
Depende del nivel de entrenamiento. Cuanto más desarrollo muscular y de fuerza se tenga más difíciles de apreciar serán los cambios. De todas formas, a partir de los dos meses de entrenamiento se pueden empezar a notar adaptaciones importantes en cualquier individuo que siga un programa más o menos coherente.

2. ¿Los ejercicios para el desarrollo de la fuerza te hacen menos flexible?
Esto es algo que muchos piensan, pero que no tiene ninguna base científica. Todo aquel que haga un trabajo de fuerza y realice ejercicios de estiramientos para la flexibilidad no tiene por qué perder esta capacidad. También ayuda a las articulaciones al imponer menor estrés que muchos otros ejercicios y al aumentar la resistencia de los ligamentos provocando que las articulaciones se mantengan más estables.

3. ¿Se puede tener mejor aspecto y pesar más?
¡Sí!, es mejor pesar 80 kilos y tener unos índices de grasa bajos, que pesar 75 kilos y tener un porcentaje graso alto. Más peso, pero mejor imagen. Esto significa que el trabajo de fuerza es esencial en todos los programas de fitness, ya que de esta forma se puede mantener una masa muscular óptima que ayudará a mantenerse saludable y con un aspecto joven.

4. ¿Comer un montón de proteínas hace que los músculos sean más fuertes?
No. El cuerpo necesita un estímulo (entrenamiento) que le provoque una adaptación (ganancia muscular). El aporte de proteínas debe ser el correcto, pero toda ingesta excesiva de proteínas será convertida en grasa o eliminada por la orina, sobrecargando hígado y riñones.

5. ¿Tener unos músculos grandes es sinónimo de tener fuerza?
En cierto modo , pero hay que tener muy en cuenta que se puede ganar fuerza sin que se aprecien grandes cambios en la masa muscular. Se debe buscar que el cliente mejore su fuerza, pero que ésta sea útil, para poder ejecutar otras tareas en las que se requiera coordinación y agilidad. Por una parte, no es fácil ponerse voluminoso de un día para otro, y por otra, existen muchos programas para aumentar la fuerza que no desarrollan la musculatura de manera desmesurada.

6. ¿Al dejar de entrenar el músculo se convierte en grasa?
Esto es imposible, dado que ambos tipos de tejidos son completamente diferentes. La masa muscular y la fuerza van disminuyendo de forma gradual cuando se deja de entrenar.  Esta creencia viene fomentada porque muchos deportistas cuando dejan de hacer ejercicio engordan. La explicación a este hecho es que al dejar de hacer ejercicio las necesidades nutricionales disminuyen. En muchos casos el hábito de unas pautas dietéticas determinadas se mantiene después de dejar el deporte. La disminución de la cantidad de ejercicio físico junto con una dieta de alto contenido calórico favorece el aumento de tejido adiposo.

7. ¿Tengo que estar en forma para empezar un programa de fuerza?
Esto es totalmente falso, ya que existen multitud de programas y cada programa se puede adaptar a las necesidades de la persona. Además, aquellas personas con sobrepeso pueden empezar el plan de trabajo para mejorar la fuerza desde el primer día, ya que hay menos riesgo de lesiones a nivel articular, por el bajo impacto y por el control de los movimientos.

8. ¿Tengo que estar muchas horas en el gimnasio para obtener resultados?
Numerosos estudios demuestran que se consiguen casi los mismos resultados entrenando 2 veces a la semana que 4. Y de la misma forma hacer 2 series que 4 por ejercicio.

9. ¿Hay diferencias en el entrenamiento de la fuerza entre una mujer y un hombre?
Las mujeres no necesitan un entrenamiento diferente ya que no existen diferencias en las fibras musculares entre unos y otros. Una mujer puede entrenar igual que un hombre y conseguir grandes resultados. Lo que ocurre es que la mujer no dispone de altos niveles de testosterona, hormona que influye mucho en la ganancia de fuerza y masa muscular, por ello no lograran un volumen como el de los hombres. Está demostrado que un correcto entrenamiento de la fuerza incrementa la feminidad en la mujer, ya que se mejora el tono y la definición de los músculos, dando como resultado una apariencia corporal más firme y proporcionada.

10. ¿Es verdad que el trabajo de fuerza ayuda a perder peso?
Los ejercicios de fuerza pueden ser la clave para perder grasa y mantener el peso ideal debido a que elevan el metabolismo basal (metabolismo en estado de reposo). Todo esto se da porque el entrenamiento de la fuerza aumenta el tejido muscular, el cual presenta mayores requerimientos de energía que el tejido graso, por ser metabólicamente más activo. Por tal motivo, las personas que entrenan la fuerza consumen diariamente un mayor número de calorías.

Hasta aquí las respuestas a dudas frecuentes sobre el entrenamiento de fuerza.En próximas entradas daremos respuestas a dudas generales relacionadas con el ejercicio físico.

Alejandro Pérez Romero. 
Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. 
          Máster en Actividad Física y Salud.
Colegiado 60456 en el Ilustre Colegio Oficial de Licenciados en
Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de Andalucía (COLEF).
Respuestas a preguntas frecuentes sobre el entrenamiento de fuerza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *